lunes, 19 de abril de 2010

J. JAKOB BERZELIUS


Jons Jakob Berzelius, científico sueco, nació en 1779 en el pueblecito de Wáfversunda y murió en 1848 en Estocolmo. Su papel fue fundamental en la elaboración de la química moderna; le corresponde el mérito de haber ampliado y enriquecido la química en todas sus ramas más importantes. Presentó una primera tabla de equivalentes, introdujo los conceptos de isomería, polimería y alotropía, estudió la catálisis, enunció las leyes de la electroquímica y aisló numerosos cuerpos simples.


Se fijó como tarea fundamental la investigación de las proporciones químicas y de las leyes que las regulan. Como punto de partida de sus ensayos tomó las combinaciones del oxígeno, elemento que constituye el centro a cuyo alrededor se estructura la química a partir de Lavoisier. Determinó con gran precisión el peso atómico de numerosos elementos. A su pequeño laboratorio de Estocolmo, parecido a una cocina, acudieron numerosos jóvenes científicos de todas partes; entre ellos se encontraba Friedrich Wohler (1800-1882), el cual consiguió realizar en 1828 la histórica síntesis de la urea, con lo cual desapareció la frontera entre química orgánica e inorgánica. Berzelius desarrolló su teoría electroquímica después de comprobar que existe un parentesco muy próximo entre los fenómenos químicos y la electricidad. Para Berzelius la propiedad fundamental de las partículas más diminutas es su polaridad eléctrica.

Aplicó también las leyes fundamentales de la teoría atómica a las substancias orgánicas. Otra de sus valiosas aportaciones es la creación de la formulación química.


Como símbolo de una sustancia simple o elemento se emplea la inicial de su nombre griego o latino, seguido en algunas ocasiones de una segunda letra en minúscula. Así, el símbolo H sig-nifica hidrógeno (hidrogenium), S (sulfur) azufre, O (oxygenium) oxígeno, N (nitrogenium) nitrógeno, C (carboneum) carbono. Fe (ferrum) hierro, etc. Estos símbolos no sólo expresan la naturaleza del elemento, sino también su peso atómico, es decir, que son también símbolos numéricos.

H significa una unidad de peso de hidrógeno, S 32 unidades de peso de azufre, N 14 unidades de peso de nitrógeno, C 12 de carbono. Fe 56 de hierro, etc. Los químicos calculan con estos símbolos numéricos. El símbolo de un com-puesto químico, la fórmula, está formado por los símbolos de los elementos que lo componen. De acuerdo con la ley de las proporciones múltiples, estos símbolos llevan, generalmente debajo y a la derecha, los multiplicadores correspondientes. Por ejemplo: la fórmula del agua es H2O, indica que en 18 gr. de agua 2 gr. de hidrógeno están combinados con 16 de oxígeno.

El amoníaco tiene como fórmula NHg, lo cual indica que en 17 gr. de amoníaco 14 gr. de nitrógeno están combinados con 3 gr. de hidrógeno. CO2 es la fórmula del dióxido de carbono (anhídrido carbónico) y expresa que en 44 gr. de anhídrido carbónico están combinados 12 gr. de carbono con 32 gr. de oxígeno, y FeS expresa que en 88 gr. de sul-furo ferroso están combinados 56 gr. de hierro con 32 gr. de azufre, etc. Debido a la ley de conservación del peso en los procesos químicos, éstos se expresan mediante ecuaciones de masas, por ejemplo:
2H + O = H20, C + 20 = CO2, N + 3H = NH3 etc..


Berzelius fue también el primer químico que concibió desde un punto de vista atomístico las combinaciones orgánicas y que manifestó su convencimiento de que la ley de las proporciones múltiples es válida también en la química orgánica. Aceptó ya la existencia de complejos de átomos en los compuestos orgánicos, los llamados "radicales", que pueden intercambiarse con otros (radicales equivalentes), igual que si se tratase de átomos indi-viduales.







1 comentario: