lunes, 17 de mayo de 2010

MOSELEY



Van den Broek había propuesto en 1912 que la mitad del peso atómico correspondía a la carga nuclear del átomo y que la clasificación periódica se había de hacer en base a este dato. Al año siguiente Henry Moseley estudió los espectros de rayos X de una serie de elementos contiguos de la tabla periódica. Los espectros presentaban unas rayas características que se desplazaban hacia menores longitudes de onda al tiempo que se avanzaba de un elemento al siguiente de la clasificación periódica.

(Henry Gwyn-Jeffreys Moseley; Weymouth, 1887 - Gallípoli, 1915) Físico inglés que demostró la relación entre el número atómico y la carga nuclear de los elementos, llamada en su honor Ley de Moseley. Procedente de una familia de científicos, realizó sus estudios en Oxford, donde obtuvo su título en 1910. Rutherford lo acogió bajo su tutela en Manchester; pero tan sólo estuvo dos años con él y volvió a Oxford.

Un año después, en 1914, ante el estallido de la Primera Guerra Mundial, marchó a Australia, y se alistó en el Royal Engineers como oficial de transmisiones. Moseley fue una de las muchas víctimas de la catástrofe. Encontró la muerte durante la campaña de Gallipoli, en el desembarco de la bahía de Suvla Bay, al recibir un disparo en la cabeza que le asestó un turco emboscado.

Moseley centró su actividad en el estudio de los rayos X, utilizando para ello los trabajos que sobre dichas radiaciones habían hecho otros científicos como Bragg y Von Laue, en los que habían demostrado, respectivamente, que los rayos procedían de los metales usados como anticátodo en los tubos de rayos X, y que las frecuencias de estos rayos podían ser calculadas por una técnica de difracción cristalográfica.

La frecuencia de esas rayas se podía determinar mediante una fórmula empírica que era función de un número Z que correspondía a la posición del elemento en cuestión en la tabla. Este número recibió el nombre de número atómico y representa además del lugar que ocupa un elemento en la tabla, el número de protones del nucleo y por tanto de electrones en la corteza. La tabla periódica pasaba entonces a ordenarse por número de protones o electrones de cada elemento.

Consecuencia inmediata de este cambio fue que las parejas que estaban invertidas según una ordenación del peso atómico, ahora estaban correctamente colocadas. Así los casos del Te-I, Co-Ni y Ar-K, que desde las primeras clasificaciones eran una incógnita, fueron finalmente resueltos. El caso del Os, Ir y Pt que también estaban invertidos se solucionó cuando se rectificaron, posteriormente, sus pesos atómicos.

Además el trabajo de Moseley estableció, sin duda, que entre el H y el He no había ningún elemento, pues había surgido la hipótesis de que existían dos elementos más entre ellos. También permitió asegurar que entre el Ba y el Ta había 16 elementos, los llamados lantánidos. No resolvió sin embargo la situación de éstos, se tendría que esperar a la introducción de la teoría atòmica.

Grup 0

Grup I

Grup II

Grup III

Grup IV

Grup V

Grup VI

Grup VII

Grup VIII


a

b

a

b

a

b

a

b

a

b

a

b

a

b



H 1








He 2

Li 3

Be 4

B 5

C 6

N 7

O 8

F 9


Ne 10

Na 11

Mg 12

Al 13

Si 14

P 15

S 16

Cl 17


Ar 18

K 19

Cu 29

Ca 20

Zn 30

Sc 21

Ga 31

Ti 22

Ge 32

V 23

Ag 33

Cr 24

Se 34

Mn 25

Br 35

Fe 26, Co 27, Ni 28

Kr 36

Rb 37

Ag 47

Sr 38

Cd 48

Y 39

In 49

Zr 40

Sn 50

Nb 41

Sb 51

Mo 42

Te 52

-

I 53

Ru 44, Rh 45, Pd 46

Xe 54

Cs 55

Au 79

Ba 56

Hg 80

57-71

Tl 81

Hf 72

Pb 82

Ta 73

Bi 83

W 74

Po 84

Re 75

-

Os 76, Ir 77, Pt 78










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada